El poder del color naranja en Iberoamérica

carnival-476816__340

Cuando pensamos en la riqueza que se genera en los países latinoamericanos se nos vienen a la mente mujeres y hombres de traje y corbata, grandes inversores de café, ron, cerveza, tequila u otros negocios… Pero, entonces, estamos infravalorando la conocida “economía creativa”, un sector que envuelve todo aquello que tiene que ver con el conocimiento y el proceso por el cual se genera una idea. El concepto hace bastante hincapié en la industria cultural (teatro, cine, música, diseño, videojuegos, gastronomía etc.), aunque también forma parte de este, la economía del conocimiento (educación, investigación y tecnología, entre otros…).

economia naranja
La economía creativa es también conocida con el nombre de economía ‘naranja’ debido a que la mayor parte de actividades que forman parte de ella están destinadas a la población joven y el ‘naranja’ es el color de la felicidad y de la juventud.

Según la publicación “Tiempos culturales: El primer mapa mundial de las industrias culturales y creativas” (2015), el sector naranja genera cada año 2,25 billones de dólares, lo que supone el 3% del PIB mundial, y dan empleo a 29,5 millones de personas (1% de la población activa del mundo). Los ingresos de las industrias culturales y creativas superan a los de los servicios de telecomunicaciones y suponen más puestos de trabajo que los de la industria automovilística de Europa, Japón y Estados Unidos en su conjunto.

John Howkins, el escritor de “The Creative Economy” y también conocido como el padre de la economía naranja definió esta como una economía en la que la gente dedica la mayor parte de su tiempo a generar ideas en una sociedad que está en constante compraventa de conocimiento. Todo lo contrario, a la persona trabajadora ordinaria que se dedica a pasar de 4 a 8 horas en una oficina delante de un ordenador, haciendo el mismo trabajo de forma automática día tras día. Es una economía que genera ideas en el momento más inesperado ya sea saliendo a pasear, tomando una copa, charlando con un amigo o viendo la tele.

En Iberoamérica han sabido valorar esta economía emergente y sacar buen provecho de las industrias culturales. Las ideas más creativas e innovadoras han hecho crecer la economía de países como Colombia, Brasil, España, Argentina y Venezuela. El estudio ‘Public Policies for Creativity and Innovation: Promoting the Orange Economy in Latin America and the Caribbean’ realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo muestra que la economía naranja dejó una aportación de un 2,2% al PIB de la región latinoamericana. Además de contribuir a una subida del empleo de más de un 5%, llegando al 7% en algunos de estos países.

En el caso de España, una de las industrias que más dinero mueve es la musical, en concreto los 850 festivales que se celebran al año. Entre los más populares están ‘Viña Rock’, ‘Primavera Sound’, ‘Sónar’, y el ‘Bilbao BBK Live’, entre otros. Más de dos millones de personas se desplazan a lo largo de todo el año en busca de los espectáculos más cañeros del país. Las administraciones públicas calculan que los beneficios de los cuatro principales festivales musicales españoles ascienden ya a 70 millones de euros al año.

concierto

Si hablamos de Brasil no podemos evitar pensar en el famoso carnaval de Río de Janeiro, que albergó alrededor de unos 400.000 turistas de diferentes partes del mundo este año. A pesar de las críticas recibidas por la falta de presupuestos, el Carnaval 2018 tuvo un impacto de 3,6 millones de dólares concentrados principalmente en las ciudades de Río de Janeiro, Salvador, Recife, Olinda, Belo Horizonte y Sao Paulo.

carnival-476816__340

En cuanto a Argentina 1 de cada 10 puestos de empleo se deben a las industrias culturales y creativas, lo que representa el 3% del PIB del país. Algunos ejemplos de empresas que siguen este modelo de economía naranja son la empresa Etermax, creadores del famoso videojuego ‘Preguntados’, o la compañía multimedia Posibl. que produce y distribuye contenidos de impacto social.

preguntados

La economía creativa es un sector que se encuentra en pleno crecimiento y cuyos valores predominantes son la iniciativa y la innovación, algo a lo que podemos añadir como herramientas las nuevas tecnologías que contribuyen a su desarrollo y difusión en este gran mercado al que denominamos ‘mundo’. Nos encontramos ante un nuevo fenómeno mundial repleto de valor cultural.

 

Andrea Reinosa de la Fuente

 

Cibervoluntarios y la Cátedra Iberoamericana de la UMH ponen en marcha ‘Digitalizadas’, un programa a favor de la igualdad laboral

La Fundación Cibervoluntarios y la Cátedra Iberoamericana ‘Alejandro Roemmers’ de Industrias Culturales y Creativas de la Universidad Miguel Hernández (UMH), han acordado instaurar tras las vacaciones veraniegas diversas acciones relacionadas con la promoción de las nuevas tecnologías, entre las que destaca el proyecto ‘Digitalizadas’. También habrá una jornada para los alumnos universitarios bajo el título ‘Voluntarizate: competencia en positivo’.

‘Digitalizadas’ se orienta a la adquisición de competencias digitales y uso de herramientas tecnológicas para mujeres del ámbito rural. El proyecto tiene una formación con tres itinerarios de capacitación a través de talleres: habilidades digitales básicas; habilidades para la mejora del acceso al empleo; y habilidades digitales para la mejora del emprendimiento.

En cuanto a ‘Voluntarizate: competencia en positivo’, el programa une dos conceptos fundamentales como son el voluntariado y las nuevas tecnologías, para que los jóvenes aprendan nuevas técnicas que les ayuden en su futuro laboral. El proyecto pretende fomentar valores como la solidaridad, el compromiso, la empatía, la igualdad, así como el rechazo a todo aquel comportamiento que apoye ideas racistas o xenófobas.

Para más información, las personas interesadas pueden dirigirse a la web de la Cátedra Iberoamericana ‘Alejandro Roemmers’ de la UMH: https://culturacreativaiberoamericana.edu.umh.es/, o también visitar la página oficial de Cibervoluntarios: https://www.cibervoluntarios.org/.

 

cibervolunt

 

Andrea Reinosa de la Fuente

La cultura, un sector en plena evolución digital

 

La nueva era digital ha transformado por completo los modelos de negocio que ya conocíamos; medios de comunicación, organizaciones y otras instituciones económicas y políticas han visto sus estructuras empresariales cambiar por completo. La pregunta es si estos modelos se han visto reforzados o perjudicados con la aparición de Internet y de las nuevas tecnologías.

El sector cultural no ha sido una excepción, ahora más que nunca los usuarios están conectados, reciben gran cantidad de información que no pueden procesar. Por lo que crearse una marca propia con un estilo definido y concreto será lo que diferencie una buena empresa de lo común.

 

música

 

La industria musical ha sido una de las que más cambios ha presentado; los CD y los vinilos ya no son la principal fuente de ingresos, ahora lo que se lleva es el soporte digital (YouTube, Spotify o Vevo). La música streaming y las descargas generaron 152,4 millones de euros en España el año pasado. Mientras que, la parte física del sector no superó los 79,2 millones.

El sector televisivo también se ha visto enormemente influenciado por Internet y las plataformas streaming. Mucha más gente prefiere ver los contenidos de forma online, y Netflix como alternativa a las series y folletines tradicionales. Según las cifras disponibles, más de 117 millones de personas estaban abonadas a Netflix el año pasado.

En lo que respecta al sector del libro, todavía siguen siendo mayoría las personas que optan por el modelo de lectura tradicional, el libro. Sin embargo, las grandes compañías como La Casa del Libro y Amazon arrebatan gran parte de la clientela a las librerías físicas de toda la vida.

En cuanto a las personas que eligen el modelo digital de lectura, la mayoría de ellos optan por las tabletas (32,8%) y los móviles (20,2%). A su vez, el uso de los ereaders se mantiene estable, su utilización representa menos de un 10%.

 

digitalización

 

Según el estudio “Mapping the creative value chains – a study on the economy of culture in the digital age”, llevado a cabo por la Comisión Europea, las industrias culturales y creativas están organizadas cada vez más en los denominados ‘mercados bilaterales’, plataformas económicas que cuentan con dos grupos de usuarios diferentes que se proporcionan beneficios en la red de forma conjunta. Un buen ejemplo de ello podría ser el de las consolas de los videojuegos, donde consumidores y programadores tienen un papel equilibrado.

La digitalización ha supuesto un antes y un después en el ecosistema de las industrias culturales y creativas. No solo ha cambiado la forma de consumir el producto, sino también su elaboración y difusión. Además, han entrado a formar parte del mercado nuevos canales de comunicación como son las redes sociales, gran parte del contenido que se elabora es distribuido por Twitter, Facebook y otras plataformas, herramientas que posibilitan una mayor interacción con los clientes.

Andrea Reinosa de la Fuente

 

Vicente Pina: “Tenemos que utilizar las nuevas tecnologías para incorporar a la lectura nuevos lectores”

El propietario de la Librería Códex afirma que los nuevos soportes electrónicos pueden servir como herramienta para promocionar el sector literario

Vicente Pina López (Orihuela,1963) es propietario de la librería y editorial Códex, además de presidir el Gremio de Libreros Independientes de las Comarcas de Alicante. Hace 18 años dejó su trabajo en una empresa de confección para cumplir el sueño de vivir rodeado de libros.
El primer local que ocupó la librería estaba situado en pleno casco antiguo de Orihuela, justo al lado de la Sede Salesas de la Universidad Miguel Hernández -que también acababa de abrir sus puertas por esas fechas-. Cuenta el librero que los primeros años fueron horribles para el negocio y que tuvo que hacer un gran esfuerzo por sobrevivir, pero finalmente lo consiguió, y ahora esta librería -que tiene el Sello de Calidad- es una de las más importantes de la provincia de Alicante.

Imagen cedida por Vicente Pina
Imagen cedida por Vicente Pina

Pregunta: ¿Qué opina acerca de las Industrias Culturales y Creativas? ¿Cree que es un buen sector para invertir en emprendimiento?

Respuesta: Sin dudarlo. Se habla mucho de la cultura del ocio, la media de vida de la población ronda los 82 años, así que tras la edad de jubilación debe haber un disfrute impresionante.

Los jóvenes utilizan más la cultura del ocio, sobre todo la que se refiere al uso de videojuegos y YouTube. El problema reside en que este tipo de actividades están dañando gravemente al sector del libro porque les está robando horas de lectura a las personas.

Tenemos que enganchar al lector luchando con la competencia de algo tan visual y tan directo como son las redes sociales.
Las Industrias Culturales y Creativas (ICC) hay que fomentarlas y apoyarlas porque de algún modo pueden ser el futuro.

P: ¿Cree que las nuevas tecnologías pueden ser una herramienta de apoyo para el sector del libro?

R: No tanto para la lectura como para su promoción. Lo que tenemos que utilizar son esos nuevos soportes para promocionar la lectura y que la gente encuentre en los libros un momento de ocio y de placer. Tenemos que utilizar las nuevas tecnologías para incorporar a la lectura nuevos lectores.

Por ejemplo, YouTube es una buena forma de darle publicidad a los libros. Sin embargo, la publicidad en las nuevas tecnologías es engañosa porque no puede saberse con certeza cuantas de las personas que han visto ese video han ido después a comprar el libro.

P: ¿Cree que Amazon está perjudicando a las pequeñas librerías?

R: Amazon te lo vende todo, pero lo que ha hecho ha sido aprovecharse de la buena imagen que tiene el sector. Ha buscado con las librerías una imagen cultural y positiva. Amazon tiene su propio almacén de libros y hay editoriales que le sirven exclusivamente a él.
Recuerdo que una vez le hice un planteamiento sobre esto a una editora en un congreso de Sevilla que me dijo que Amazon era su mejor cliente. Le dije que pensara en las compras que le hacemos en conjunto todas las librerías independientes de la zona al cabo de un año y después reflexionara sobre si Amazon era o no su mejor cliente. Lo que quiero decir con esto es que el problema reside en que nos ven como una unidad, como librerías separadas, pero en realidad somos un conjunto de librerías independientes.

P: ¿Cómo se puede animar a la sociedad a que lea más?

R: Hay un programa del Ministerio que se llama ‘El Observatorio de la Lectura’, y dentro de este está la campaña ‘Leer te da vidas extra’, un proyecto de animación a la lectura que se está haciendo desde hace dos años. El problema es que la mayoría de la población española lo desconoce y entonces no sirve de nada. Si no llegas a la sociedad -y no me refiero al lector- no estarás haciendo nada. Se debe motivar precisamente a aquellos que no leen. Por eso, nos queda mucho por hacer.

P: ¿Cree que los escritores españoles están infravalorados? ¿La gente compra más libros de otros autores?

R: Fernando Aramburu, ‘Patria’. Con eso queda todo dicho. Aramburu tenía su grupo de lectores particular, con una literatura afincada en el País Vasco. Todo reflejaba ese engranaje físico, social y ambiental característico de la zona. Patria lleva más de 500.000 ejemplares vendidos. Al final consiste en la chispa que tiene cada libro.

‘La sombra del Viento’, de Carlos Ruiz Zafón. Ese libro comenzó a funcionar casi tres años después de salir al mercado. La causa del éxito fue la técnica del “boca a boca” de la gente.

Las criticas literarias no funcionan para impulsar las ventas. En el mundo literario es cuestión de suerte. De repente un día a un escritor le salta la chispa y la gente comienza a leerlo.

En España hay muchos escritores buenos que no nos atrevemos a leer porque no son todavía suficientemente conocidos. Con el volumen de publicaciones que hay -70.000 títulos al año-, que un libro triunfe es muy difícil.

“El presupuesto de la Feria del Libro de Valencia fue de 230.000€, mientras que el de Alicante fue de 20.000€”

P: ¿Qué fue lo que causó los malos resultados de la Feria del Libro de Alicante 2018?

R: Las ventas fueron fatal. Si se quiere hacer en Alicante una Feria del Libro, hay que echarle mucha más “salsa”. Este año hemos tenido el inconveniente de que organizamos la feria con el partido político Compromís, continuamos con el PSOE y finalmente inauguramos la feria con el PP. Todo este caos político generó problemas de comunicación, no sabíamos con quién debíamos hablar.

La aportación económica que hubo disponible para la feria también fue un problema. Mientras en la Feria del Libro de Valencia el presupuesto fue de 230.000€, en la de Alicante solo disponíamos del 10% de ese dinero, 20.000€. No salían las cuentas para cubrir todos los gastos: iluminación, megafonía, publicidad, etc. Hubo muy mala organización. No tuvimos pérdidas, pero tampoco ganancias.

P: ¿Se espera alguna mejora para el año que viene?

R: No lo sé. Si la feria no cambia, el año que viene no estaremos ahí. ¡Es muchísimo trabajo!

“El libro es un elemento orgánico, algo que procede de la naturaleza, que casi es un ser vivo”

P: ¿Por qué se considera mejor leer en papel que en formato digital?

R: Ir conociendo libros a través de Internet es fenomenal, pero el papel es un elemento orgánico que puedes romper -eso no lo puedes hacer con una tablet- Ya no es el hecho de doblar y marcar las páginas de un libro, sino que tienes en tus manos un elemento orgánico, algo que procede de la naturaleza, que casi es un ser vivo.
Es un elemento mágico; que una persona lea la palabra árbol, y que su mente automáticamente forme un árbol es fascinante. Eso es lo que hace a la literatura tan especial, y lo que hay que hacer que la gente descubra.

Andrea Reinosa de la Fuente

España ocupa el quinto puesto en el sector del libro

El sector editorial español aumentó en un 4,6% su producción en 2017 con respecto a 2016, según la Panorámica de la Edición Española de Libros

Hoy comienza la Feria del Libro 2018 en multitud de ciudades españolas. Los escritores, editores y libreros aprovecharán la semana para incrementar las ventas en el sector; y los lectores, por su parte, para hacer las compras que no han hecho durante lo que llevamos de año.

La riqueza cultural de un país puede medirse por la cantidad de libros que leen sus habitantes, por el número de visitas que registran sus museos, teatros, cines y salas de concierto, pero lo más importante; por la cantidad de artistas que trabajan cada día por levantar este sector.

El libro continúa siendo una parte fundamental de la industria cultural española. Gracias a la labor de miles de escritores, este sector se mantiene estable como una de las grandes potencias editoriales del mundo, siendo uno de los mayores mercados europeos en cuanto a cantidad de títulos publicados. Asimismo, España ocupa el quinto puesto detrás de otros países como Alemania, Reino Unido, Francia e Italia.

Feria del Libro Madrid, 2017
Feria del Libro Madrid, 2017

En cuanto a las cifras del sector

Las comunidades autónomas de Cataluña y Madrid representan un 63,5% del total de la producción de libros de España. Seguidas de Andalucía, con el 15,3% del total.

Si atendemos a los subsectores de edición, los libros infantiles y las novelas juveniles han aumentado en 2017 un 21%, la creación literaria en un 18%, los libros de ciencia y tecnología un 5,1%, los libros de ciencias sociales y humanidades un 3,8% y los libros de entretenimiento un 3,4%, según muestra el informe ‘Panorámica de la Edición Española de Libros 2017’, un estudio elaborado por la Agencia del ISBN, informa el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Feria del Libro de Buenos Aires, 2017
Feria del Libro de Buenos Aires (Argentina), 2017

Andrea Reinosa de la Fuente

Bárbara Stacher: “La Cátedra Iberoamericana Alejandro Roemmers de Industrias Culturales y Creativas permitirá tender puentes entre países y continentes”

La representante de Cultura de la Comisión Europea afirma que “no sólo hay que dar sentido a viejos edificios, sino crear nuevos tipos de trabajo”

Bárbara Stacher, representante de la Dirección General de Cultura de la Unión Europea, ha manifestado su apoyo a la Cátedra Iberoamericana Alejandro Roemmers de Industrias Culturales y Creativas en el transcurso del acto de presentación de esta Cátedra de la UMH, celebrado en la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de la Universidad de Orihuela.

Bárbara Stacher, Antonio José Verdú y Santiago Arroyo
Bárbara Stacher, Antonio José Verdú y Santiago Arroyo

“Apoyamos de todo corazón esta iniciativa tan importante que permitirá tender puentes entre países y continentes, a través de algo tan bonito como es la cultura. Sin duda, la cultura y la creatividad han sido y serán la unión entre todos los países y continentes, cosa que la ciudad de Orihuela, cuna del poeta Miguel Hernández, sabrá mejor que yo”, ha afirmado Bárbara Stacher quien añadió: “tenemos no sólo que dar sentido a viejos edificios del patrimonio cultural, sino también crear nuevos tipos de trabajo, de co-creación y de ciudadanía”.
Por último, la representante de la Dirección General de Cultura de la Comisión Europea ha explicado detalladamente las políticas culturales y creativas que la UE lleva a cabo en el sector de las industrias culturales y creativas, así como las diferentes directivas de apoyo a proyectos relacionados con estos sectores.

El encargado de iniciar la jornada ha sido el director de la Cátedra, Antonio José Verdú Jover, que ha explicado cuáles son los objetivos de la misma, entre los que destacó la investigación, la formación, y el apoyo al emprendimiento y la gestión cultural.

Santiago Arroyo Serrano, presidente de la Fundación Iberoamericana de Industrias Culturales y Creativas (FIBBIC), ha hablado de las oportunidades existentes en el sector de las Industrias Culturales y Creativas (ICC), destacando la importancia de impulsar el emprendimiento cultural para que la economía naranja pueda seguir creciendo. Asimismo, ha hecho un repaso de los sectores culturales más importantes.

 

Profesores de la Universidad Miguel Hernández junto con los ponentes del acto
Profesores de la Universidad Miguel Hernández junto con los ponentes del acto

 

Andrea Reinosa de la Fuente

Alejandro Roemmers, el gran aliado de las Industrias Culturales y Creativas

La Cátedra Iberoamericana Alejandro Roemmers de Industrias Culturales y Creativas de la Universidad Miguel Hernández de Elche y el empresario y escritor argentino Alejandro Roemmers tienen un objetivo común: defender la cultura iberoamericana y potenciar este importante sector económico en todos los países que integran esta comunidad.

Alejandro Guillermo Roemmers
Alejandro Guillermo Roemmers

Alejandro Guillermo Roemmers (Buenos Aires, 1958) es un escritor y empresario argentino que guarda especial relación con España desde que se trasladó allí cuando todavía era un adolescente para estudiar Administración de Empresas en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), grado que finalmente obtendría en la Universidad Católica Argentina.

Aunque tiene una brillante trayectoria como director de uno de los laboratorios farmacéuticos más importantes de toda Argentina, Laboratorios Roemmers, la verdadera vocación de Alejandro es la de escritor. Su talento literario quedó patente desde pequeño y, con tan solo 19 años, ya recibía los primeros frutos al conseguir el Segundo Premio de Poesía de la UAM.

El escritor tiene varias obras dedicadas a España. Algunos de los poemas con esta temática se encuentran en su libro “Soñadores, Soñad”, que contiene textos escritos entre los 14 y los 20 años. Desde entonces, ha continuado su actividad literaria y actualmente es uno de los escritores más prestigiosos de Iberoamérica.
Entre sus obras más importantes destacan: “Ancla Fugaz” (1995), “Más Allá” (2001), “Poemas Elegidos” (2006), “Como la Arena” (2006). En noviembre de 2008 presenta “El Regreso del Joven Príncipe”, un libro espiritual que tiene como objetivo la búsqueda de la felicidad dentro del propio individuo.

En reconocimiento a su labor, la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) ha nombrado a Roemmers como su Embajador.  También es presidente de la Fundación Argentina para la Poesía y miembro del Real Instituto de Cultura de México, así como del Instituto Literario y Cultural Hispánico.

En el año 2009, el escritor recibió en Orihuela el galardón “Miguel Hernández” por su trayectoria como poeta y, en 2017, la Fundación Cultural Miguel Hernández le concedía otra distinción por su apoyo al mundo de la poesía iberoamericana.

Andrea Reinosa de la Fuente