“La poesía te educa la forma de mirar la vida, y te lleva de lo superficial a lo profundo. Si me hubieran dado a elegir, hubiera escogido la poesía”,
Alejandro Roemmers.

 

MAQUINA DE ESCRIBIR

Esta es una sección dedicada a la poesía, expresión artística de la belleza a través de la palabra. El objeto es doble: poner en valor la vocación de hombres y mujeres que nos dicen algo a través de sus versos en los países iberoamericanos; y ofrecer una muestra de las creaciones más relevantes, para disfrute del público en general. Poetas con trayectoria y nuevos talentos por descubrir tienen en este espacio su lugar.

1. POETAS ARGENTINOS

Alejandro Guillermo Roemmers

Roemmers (Buenos Aires, 1958)  es un escritor, poeta y empresario muy importante en su país. Vivió en España durante algunos años, estudió Administración de Empresas en la Universidad Autónoma de Madrid. Cuando apenas tenía 8 años, escribió su primer poema, y desde entonces no ha dejado el mundo de las letras.
Actualmente, preside la Fundación Argentina para la Poesía y ha escrito diversas obras como ‘España en mí y otros poemas‘, ‘Soñadores soñad‘ o ‘El regreso del Joven Príncipe’.

El toro

Evitáme, Señor, los picadores,

el acecho voraz del mercenario,

la multitud, las burlas, el calvario,

los escualos, las hienas, los roedores.

No te ruego indulgencias ni favores:

que se presente listo el emisario

a cumplir con rigor Tu calendario

sin duda o compasión por mis errores.

No reclamo batirme con grandeza:

que transcurra cobarde en un segundo

la súbita y certera puñalada.

Al corazón abierto con franqueza,

atraviésalo rápido y profundo

cuando me llegue el tiempo de la espada.

 

2. POETAS CUBANOS

Roxana Martínez Bermejo

Roxana (La Habana, 1992) es historiadora y crítica de arte. Ha ejercido como profesora de Arte Caribeño en la Universidad de La Habana y en el Instituto Superior de Arte (ISA), labor realizada conjuntamente con el Sello editorial de Arte Cubano. Actualmente, trabaja como redactora y editora en la revista Art Solido. Roxana ha publicado textos en diversas revistas dentro y y fuera de Cuba: Artecubano, OnCuba y Latin American Art. Esta cubana es miembro de la Latin American Studies Association y ganadora del Premio Novel Internacional de Poesía Universitaria “Cátedra Miguel Hernández” de la Universidad Miguel Hernández de Elche por su obra: ‘Bitácora del sujeto ausente.’

IMG_3463

Vuelo

A Miguel Hernández

Donde se guarda la quietud

llevo el tormento.

Donde todo es azul, la tierra veo.

Tengo la amnistía más alta que la muerte.

Y el corazón de viejo.

 

Cuando amanece un día con sonrisa,

al otro día me refriega el odio.

Me crecen  alas,

aunque  me las corto.

O las arranco a dentelladas

porque duele.

 

He caminado despacio por clavos de consuelo.

He refinado mis gritos y mis fallas.

Me he permitido el delirio, la necedad y el miedo.

Pero nunca en la vida

Ni con ojos dormidos

Ni con manos atadas

Ni con años de menos

Ni con hijos varones

Ni conmigo… élitro siempre ronco de no poder ser ala

Había osado proponerme el cielo.

Y resultó que el cielo,

debajo de mis pies agujereados,

estaba lleno de plumas carcomidas.

3. POETAS ECUATORIANOS

Siomara  España

Siomara España (Ecuador , 1976) poeta, crítica, ensayista y catedrática de literatura en la Universidad de las Artes de Guayaquil, Ecuador. Máster en Estudios Artísticos, Literarios y de la Cultura por la Universidad Autónoma de Madrid. Algunas de sus obras son: ‘Concupiscenci’, ‘Alivio Demente’,  ‘De Cara al fuego’, ‘Contraluz’, ‘Jardines en el aire’,  ‘El Regreso de Lolita’. Ha sido Incluida en múltiples antologías, y participado en ferias de libros:  Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Colombia, Argentina, México, Cuba, Egipto, España, Francia, EE, UU, Marruecos, entre otros.
Ha publicado obras de investigación, y variados ensayos, de arte y literatura.

DSC00191

Retorno a Freud

No hay nada más hermoso ni más fértil que la angustia

nada es más bello que escenificar la angustia

entre dos cuerpos que se rompen

entre dos ciudades

asideros de la pena

entre el rostro magullado por el frío

y el sol que deslumbra y todo quema.

 

Nada es más bello ni más fértil que la angustia

de la mano extendida en las esquinas

de las mujeres que expenden

entre sombrías alcobas

sus cuerpos magullados,

y las otras

las del pan de cada día

las del sudor recalcitrante de la pena

las de polleras arrastrando como lenguas el polvo de las calles

y comidas instantáneas

inventadas para  el llanto.

 

Las de los coturnos impalpables,

ligeras y prolijas de oficina

ancianas de dolor

por ser la sombra

 

No hay nada más bello ni más fértil que la angustia

porque en un  teatro cualquiera

la belleza se mide por las tablas,

por los tres cuartos de luz

esparcidos sobre el pecho del que muere

porque el teatro y los aplausos

cotidianamente encienden la hoguera del ser,

la ucronía como eterna posibilidad de aquel que  espera

y la entelequia  del no ser

como única posibilidad de vida o muerte.

4. POETAS ESPAÑOLES

Cleofé Campuzano Marco

Cleofé  (Murcia, 1986) es poeta y educadora de museos del ámbito social. Inició sus estudios universitarios en Filología Hispánica, posteriormente se graduó en Educación Social y se especializó en la vertiente sociocultural, a través de estudios de posgrado en educación, mediación y museos, por la Universidad de Zaragoza y por la Universidad de Murcia.  Ha participado en revistas de poesía y espacios literarios como La Galla Ciencia, Empireuma, El coloquio de los perros, Círculo de Poesía, Oculta Lit, entre otros.  ‘El ocho de las abejas’ es su primer libro, y el único publicado hasta la fecha.

Cleofe-Campuzano

Incólume

Y me mantuve presa
abrazada al hospicio lúgubre
que significa el tiempo;
y salí ilesa, sin compañía,
haciendo de la excrecencia vital

la forma del colapso.
Y no supe ser caldo creciente
ni fiebre en pared sometida.
Y envejecí próxima a la corriente
de la víspera.

 

 

 José Antonio Juan García

José Antonio (Orihuela, 1944) estudió Ingeniería Química Industrial en la ciudad de Barcelona. Es técnico superior en organización industrial y en transformación de termoplásticos. Ha trabajado, también, para diversos medios de comunicación como son ‘Radio Orihuela’ u ‘Onda Cero Radio’, entre otros…
El oriolano ha publicado diversas obras literarias, entre las que destacan: ‘Desde las cuatro estaciones’, ‘Semana Santa Oriolana‘, ‘Hermandad del silencio‘ o ‘La casa Madaria‘.

JOSE ANTONIO JUAN GARCIA

Incertidumbre

Te llevo dentro y no sé si es cierto.

Te siento y quisiera desprenderme de ti en ese instante, cuando me acuerdo.

Pero no, te uniste para siempre a mi vida, que apenas siento y vivo aferrado sin ti, con mi remordimiento.

Y cuando me acuerdo, se rompen las ligaduras de mi cuerpo, dejando volar mis ansias, que son solo sueños.

No se si de ti me libro, cuando estoy despierto, porque todo me une y me ata a tu recuerdo….

Es por eso que siento que te llevo dentro, y no se si es cierto, porque es verdad que vivo aferrado a ti, cuando me acuerdo.

Incertidumbre, vida, sin vivir, pero contigo siempre, cuando sólo es un recuerdo…

 

Manuel-Roberto Leonís Ruiz

Poeta, prosista y articulista (Orihuela, 1941), colaborador de la Fundación Cultural Miguel Hernández. Manuel-Roberto pertenece a la Red Mundial de Escritores en Español: REMES.
Publicó y editó ‘Miguel Hernández -Tierra y Luz’, ‘El Otro Quijote (Lo que podría haber ocurrido y quizás… acaeció), prólogo de Francisco Esteve.
Sus poemarios han sido catalogados en varias bibliotecas del mundo, destacando España y Estados Unidos.

foto mía V. S. Aso. 2010

No sé cuál quiero más.
Tengo dos queridas
la luna y la mar.
La luna me atrae,
más también la mar.
Pero si es de noche
y luna llena, cuando
las dos me hacen gozar.
¡Al ver, sobre la mar,
un camino que abre la luna
y llega hasta mi y me ilumina!

 

Emilio Porta

Escritor y periodista, se licenció en derecho por la Universidad de Madrid y trabajó durante años como creativo publicitario, siendo autor, entre otras cosas, del nombre del tren español de alta velocidad, AVE. Pertenece a la Junta Directiva de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles. Es también Vicepresidente de la Asociación de Escritores en Red (EnR) y fundador de la plataforma literaria Netwriters. Como autor ha publicado más de una docena de libros entre Poesía y Narrativa, entre ellos: ‘Compás de espera’, ‘Porlock’,  ‘Anamarel’, ‘Tomo Secreto’, ‘Diario Despertar’,  ‘Corales’ (Premio Blas de Otero 2010), en Poesía, y en Narrativa las novelas ‘Destinos y caballeros’ y ‘El Amuleto’. Su último libro, ‘Contrapensamientos’, ha sido editado en 2018.

EMILIO PORTA (1)

Desnudez del mar

La desnudez del mar
oculta el alma.
El mismo espacio
inabarcable.
La misma fuerza
capaz de doblegar
lo concreto.
La misma calma
capaz de recoger
lo invisible.
La desnudez del mar
no tiene límites.
Es un cuerpo de agua
que brilla con el sol
y en la sombra se esconde.
Un cuerpo lleno
de otros cuerpos.
Como la vida,
que funde el misterio
y lo explícito.
Y el fondo cubre
toda su superficie.
La vida que se mueve.
Y quieta camina
en el giro que todo lo contiene.

 

José Manuel Ramón

José Manuel Ramón (Orihuela, 1966) reside en Fuengirola (Málaga). Cofundado de la revista de creación Empireuma en 1985 y codirector de la misma hasta 1991. Incluido en las antologías ‘Escrito en Alicante’, ‘Muestra de joven poesía hispánica’ de la revista Ventanal y ‘El libro de plomo’. Colaboraciones recientes en las revistas Acantilados de papel (Murcia), Ágora-Digital (Murcia), Excodra (Barcelona) y Tinta China (Sevilla).
Ha publicado ‘Génesis del amanecer’. Y los libros ‘La senda honda’ y ‘La tierra y el cielo’.

José Manuel Ramón 1

Parada

Sacian tus ojos la certeza del declive

las viejas pasarelas que no atienden

las aguas ni el rumor ofelia de la tarde

ni los pasos que antaño daban

forma al olvido

 

Sonrosada es la piel de la inocencia

pálidas e inmensas tierras las mejillas

de tu rubor hiriente

 

Ya es tiempo de acortar las palabras

de trenzar de plata y viento las sogas

para las gavillas mismas de tiempo

tiempo de sellar los labios

escalar la lluvia extraer

los rotos cristales de cielo

alojados

muy adentro

tiempo de omitir repudiar

los pasados inútiles

los baldíos sucesos

que torpemente

empeñamos aguzar

 

Ya es tiempo

para detenerme frente a ti

y contemplarte.

 

Ana Esmeralda P. Recuenco

Ana Esmeralda (Elche, 1980) ha sido galardonada con más de setenta y cinco premios literarios, tanto en narrativa como en poesía en diferentes certámenes nacionales e internacionales. Entre sus obras, destacan: ‘Recuérdame mañana’, ‘En la infinitud de mis pasos’, ‘El precio del silencio’, ‘El cielo susurra tu nombre’ y ‘A corazón abierto’. Ana Esmeralda también ha publicado bajo el seudónimo de Anne Redheart la novela de suspense romántico: ‘Te respiro’. ‘Átame a tu corazón’ es su última novela.

 

foto Anne Redheart 2018

El poeta crucificado

Súplicas son mis versos silentes

que encadenan mi cuello y mis manos,

enturbian el amanecer más sonriente

despertándome con su veneno de mi letargo.

 

Azuzan mi destino las bridas del disidente,

mi alma muere en el regazo del diablo;

conocen a este poeta que se yergue

pero mira a un horizonte crucificado.

 

Mariposean sobre mi vientre,

me gritan desde un ayer

no tan lejano,

saben de los miedos de este torpe demente

y de cada grillete y candado.

 

Mis versos se desgranan de nuevo,

quizás jamás de mí se alejaron,

entrelazan en cada línea el sucio juego

de un presente bajo el peso de los años.

 

Mª Engracia Sigüenza Pacheco

Mª Engracia (Orihuela, 1963) es licenciada en Filosofía y Ciencias de la Educación, en la especialidad de Psicología, por la Universidad de Murcia.
Ha participado en diversas antologías, libros colectivos, exposiciones y montajes audiovisuales. Algunas de sus obras son ‘El fuego del mar‘, ‘Huellas en el paraíso‘ y ‘Nadalia’.
Su poema ‘Utopías’ resultó finalista en el I Premio Nacional de Poesía Villa de Madrid 2015, y su microrrelato ‘La joven ‘ ganó el V Concurso de microrrelatos  convocado por la editorial ACEN.

_20180723_122611

Revolución

La multitud camina enfebrecida.

Lleva la fuerza del universo

inyectada en las venas,

el agua de todos los ríos

desbordada en la garganta.

 

Escucho en ella

la furia de los mares

cuando se rebelan,

la rabia que emerge incontenible

de las entrañas de la tierra.

 

Son hombres y mujeres

erguidos como girasoles,

perdedores invictos

ante un destino implacable.

 

Eran carne de cañón,

hoy, por fin,

han vuelto a la vida.

 

Ada Soriano

Ada (Orihuela, 1963) es amante de la poesía y la música desde muy joven. En la década de los 80, se involucró en un proyecto literario con la revista Empireuma. Ha publicado diversas obras como: ‘Luna Esplendente o sol que no se oculta’, ‘Como abrir una puerta que da al mar’, ‘Poemas de amor’, ‘Principio y fin de la soledad’, Cruzar el cielo’  y ‘Dondequiera que vague el día’ . Esta oriolana ha sido incluida en varias antologías y traducida al inglés y al rumano. Ha escrito en numerosas revistas nacionales y algunas internacionales. Actualmente colabora con el periódico digital Mundiario y en el blog literario Frutos del Tiempo.

DSCN0607blancoynegro

Luna de invierno

Aquella vez estabas tan cerca que pude sentir

tu aliento gélido y contemplar la mirada irónica

de tus cicatrices.

Demasiado visible, casi palpable.

Quedaste atrapada entre los brazos de un árbol

y lo proclamaste rey ante los desolados cañaverales.

Así, encajada, parecías distinta.

Dabas otra impresión.

Me deslumbraste con tu brillo robado

y me sedujiste con tu nueva máscara.

Resultabas tan femenina que noté

cierta complicidad entre nosotras.

Parecías un sol crepuscular,

una fruta asida a su rama.

A la caída de la noche te desprendiste y te liberaste.

Alzada, recobraste tu palidez.

Las manecillas del reloj son diestras.

No ha nacido nadie que pueda apresarte y contenerte.

Los hermosos manzanos que habitan la brumosa isla

de Avalón, querrían para ellos el aroma

de tu cuerpo afrutado.

Las nueve hadas de largos cabellos,

las que se nutren de dulces manzanas,

entablarían conversación contigo

para intentar persuadirte.

De Cruzar el Cielo

José Luis Zerón Huguet

Miembro, fundador y codirector de la revista literaria Empireuma (Orihuela, 1965). Autor de libros como ‘Solumbre’, ‘Frondas’, ‘El vuelo en la jaula’, ‘Ante el umbral’, ‘Las llamas de los suburbios’ y ‘Sin lugar seguro’.
José Luis está preparando una nueva obra que estará disponible a partir de septiembre; un libro de poemas llamado ‘Espacio transitorio’.

presentación cruzar el cielo 10-3-2016 (2)

Apremio

El mundo entra en vibración

con el sentimiento de lo indecible,

Henri Michaux


Despierta, abre los ojos, te ordena la inquietud.

Arriba esos párpados, susurra un rayo de luz.

Sí, abre los ojos

y mira el color sin nombre del instinto,

escucha el rumor prenatal,

mira los signos inscritos en el primer impulso

antes de que los borre el pensamiento.

 

Eres un aprendiz de la vida en el sueño de las bestias.

 

Abre los ojos:

los opuestos respiran en grutas y fuentes

y en el jardín se celebra la fiesta

y la furia del mundo.

La conciencia desencadenada, hielo y llama

donde los límites se rompen,

el amor con muerte en las copas y en las raíces

del árbol abismal.

Reconocerás la mirada de Dafne

entre la fronda dibujando sueños en el muro.

 

 

Húndete en este aquí y ahora,

invade el regazo de Hécate.

No hay lugar para la paciencia

donde se urde un grito de deseo

que es pasmo y rebeldía.

 

Tu cuerpo es una tempestad,

tu piel es una multitud de lenguajes,

tu nombre sabe a polen y a rocío,

hay un universo en tu saliva,

hueles a fruta que estalla al caer,

escamas de serpiente y plumas de águila

hay en tu mirada.

 Regresan las aves menos oscuras, más extrañas.

No hay lenguaje que pueda cercar el vuelo.

5. POETAS HONDUREÑOS

Samuel Trigueros Espino

Poeta, narrador y pintor (Tegucigalpa, 1967). Su obra ha sido premiada, publicada y reseñada en su país y en el extranjero. Editor de textos, ilustrador, productor de publicaciones impresas y sistematizador en proyectos de desarrollo. Ha representado a Honduras en festivales de poesía en América y el Caribe. Entre sus libros están: ‘El trapecista de adobe y neón’ , ‘Animal de ritos’ , ‘Antes de la explosión’, ‘Me iré nunca’ , ‘Exhumaciones’ y ‘Una despedida’.

Samuel Trigueros

A fronte praecipitium
A tergo lupi

 Entro a la noche de tu mudez, de tu desnuda negación, donde la abeja deposita un polen de tinieblas para el devocionario de la ausencia.

Entro a la noche, a su bajel calafateado en que las moscas celebran funeral perpetuo para la utopía.

Entro a la noche, a pesar del delirio de las horas que penetraron en luminosas cuchilladas hasta la médula de la necesidad y del deseo.

Entro a la noche. Soy el astronauta desolado, el pastor de las constelaciones cuya frontera está en las líneas de tu mano.

Entro a escribir una epístola imprecante al guardagujas incorruptible de la muerte.

Entro a la noche a bendecir con mi traje de llamas la indómita floresta del cierzo.

Entro a la noche como a los intestinos del cadáver sepultado en el corazón secreto de tu patio.

Hago girar tu nombre en sílabas y entro al abismo con mi lámpara de quásar.

Estoy cauterizando el aire que dejó el censor de los abrazos.

Te voy a perforar la piel con luz, como un huésped que transparenta con palabras las paredes del misterio.

Afuera arde la cisterna de las horas y en nuestro pecho brilla, incesante, la anunciación de la mañana.

 

6. POETAS MEXICANOS

Jocelyn Pantoja

 Poeta, editora y gestora cultural (México, 1978). Actualmente, dirige la editorial  ‘Proyecto Literal’ y la empresa ‘Literatura y Alternativas en Servicios Editoriales’. Jocelyn es responsable de ‘Proyecto Literal’. Ha publicado los poemarios: ‘Geografías y Fronteras’, ‘Amor X’ ,  ‘La verdadera Historia de las Kitties’, y ‘Tránsfuga’.

Jocelyn

Estuvimos un siglo juntos yo no fui quien dejó

el árbol abandonado,

supe de tu suicidio en sus ramas.

Tu cuerpo yace al filo de un acantilado.

Has optado por el atajo

y tu muerte no me duele.

Concentro mi mente,

un momento para escuchar la música de ese que fue nuestro siglo,

un día antes pudo ser

un día soleado.

 

7. POETAS PERUANOS

Aquiles Alberto Bramón Pérez

Lector ávido y empedernido, difunde sus escritos por redes sociales (Lima, 1965). Sus textos han aparecido en revistas como ‘Los malditos poéticos’, ‘Santa rabia Magazine‘, ‘Letra s5′ o la revista española ‘Liberoamerica’.
Ha publicado en tres antologías de poetas: ‘La disciplina del goce’, ‘El mar del ángel solo’ y ‘17 walkie-talkie casero’.

aquiles (2)Jesús Oropeza Chonta
(Puquio-Lucanas-Ayacucho, 27 de julio de 1984).

“Ojalá papacito, ojalá que aparezca mi hijo”

Solo el silencio de las lágrimas enlodó los caminos

“Entréguenmelo aunque lo hayan matado, bótenme el cadáver”

El desfiladero quemaba los ojos con las sales

“Su cuerpo torturado hasta la muerte y reventado por una granada”

Rabia a la agreste montaña oscurecía los reclamos

“a mi hijo le maltrataron, le rompieron la nariz, le patearon, le pegaron”

A espaldas de la tempestad y la lluvia torturaron mis melancolías
espinas moradas recorren el descalzo camino a tu lecho eterno
no bastará el canto del huayno ni el silencio para sepultarte.
Brotará quizás en los siglos tu nombre, con la rabia ya enterrada
sonaran las melodías de tu nombre, bajo el remanso  puquial
de tu infancia (…) escondida en mis recuerdos.

El 9 de mayo de 1984, en Paiccas, provincia de La Mar, departamento de Ayacucho (Perú), los subversivos asesinaron a veintiún campesinos y dejaron a otros cuarenta y cinco heridos.

 

Andrea Cabel García

Doctora en Literatura Latinoamericana (Lima, 1982) y diplomada en periodismo político y análisis cultural. Andrea ha participado en más de una docena de antologías y ferias internacionales. Entre sus poemarios destacan: ‘Las falsas actitudes del agua’, ‘Uno rojo’, ‘Latitud de fuego’ o ‘A dónde volver’.

Andrea Cabel

La civilización de los niños crecidos

Mi padre colecciona cartas ajenas. Correspondencias de gente muerta.

Lee párrafos que no son suyos y los agrupa como si fueran versos galopantes de estrellas, praderas inmensas de cristal roto. Mi padre: esta mala noticia que no espera. Este dolor de dientes que olvidan. Cuántas veces los dígitos de tus manos fueron espinas en la niñez de cualquier hombre caído. Como los árboles de mi cuerpo cuando cantan un abismo, papá, pensando en el nombre que destila un voraz martirio. Nos han dejado solos. Como lagartijas en caída libre tras un trueno. Nos han dejado solos, desgraciadamente, solos.

Aunque eras tú la imagen de esos minutos que caían por la ventana, y que parecían humo junto a la lluvia en algún país deshabitado. Respirabas entonces con media aorta cosida. Sin mentiras, papá,

es testigo un sorbo de agua,

un rumor oscuro.

 

Juan Carlos de la Fuente Umetsu

Poeta, escritor y periodista (Lima, 1965).  Ha ganado diversos reconocimientos en los concursos: Municipalidad de Lima (1981), el Concurso Manuel González Prada (1985) y el Concurso El Poeta Joven del Perú (1985). También ha merecido distinción en las versiones del Premio Copé de Poesía 1990 y  2007.
Autor de los libros de poesía ‘Declaración de Ausencia’, ‘Las barcas que se despiden del sol’, ‘La belleza no es un lugar’, ‘Puentes para atravesar la noche’ y ‘Vide Cor Tuum’.

10.7.2018 Foto Juan de la Fuente Umetsu

Apuntes para un arte poética

Se trata de no hallar preguntas ni respuestas

Se trata de no hallarse nunca entre los encuentros de la noche
Se trata de huir de la noche para tenerla a nuestro lado
Una mezcla de sueños y piedras amándose alrededor del fuego
Se trata de ser el fuego, de atizarlo con el agua para acabar con los espejos
Se trata de terminar con los contrarios y las analogías para reconocerse en la mirada

Darse la mano, abrigarse con los mismos ríos y escapar hacia el naufragio.
Noticias del mediodía perdido en la medianoche
Y tu apariencia de santo y loco acariciando los incendios
Sólo así te encuentras
Mitad pez mitad camino
Se trata de quedarse mudo no intentar nada taparse los oídos

Dejar que nos asesinen con silencio las palabras.

 

 Kenki Ibañez

Estudió administración (Cajamarca, 1992), y actualmente trabaja como asesor de servicios en un banco de la capital. Sus poemas han sido publicados en revistas de Venezuela, Chile y España.
‘El mar del ángel solo’ es su primera antología.

Kenki

Mi respiración rota

Caen las esquirlas del cristal de tu voz

borbotea el barro seco del pozo del ser

vacíos ensangrentados globos que la boca del dolor infla

y se rompen

por el dolor mismo

que espina.

 

Llanto precipicio              llano de tu mano abriéndose

¡precipicio!

Piel incendiada inocente

por lágrimas que curan.

 

Paseo en una caricia que no alcanza a vadear la distancia.

marchitas un día

de sol

una noche fría húmeda hueca

en miel disuelta en alcohol

sin Ser – desistiré

pronuncian amoldándose entre sí las piedras de tu boca

por hoy, solo por hoy, has lapidado tu voz -.

 

Empieza la hora en que te pruebas el crisol de tu cuerpo

empieza la hora en que te resistes

a lo que no lleva la herida de tu libertad.

Esta es la hora – esta que llora

eres Tú misma.

Que lo otros te desconozcan

mi Numen

esta es la hora obscura

al pie del dolor faro del amor.

 

María Belén Milla Altabás

María Belén (Lima, 1991) estudió Literatura Hispánica en la Pontificia Universidad Católica del Perú, donde se desempeñó como docente durante varios años. Ha publicado los libros de poemas titulados ‘Archipiélago’ y ‘Amplitud del mito’. Algunos de sus poemas han sido incluidos en antologías de Perú y Latinoamérica.

MARIAJOSE

Tú ópalo robusto

​A Graciela Aguilar In memoriam

Todos se asoman a ti

como si espiaran a la nada

dirán de qué sirve

el precipicio

o un rey dormido

en el firmamento

dirán que el amor

es igual de redondo

que la muerte

y seguirán indagando

en las formas de la palabra

tú ópalo robusto

y el corazón

con seis o diez habitaciones

limpias habitaciones intercambiables

con jardines y sus propios

torneos de luz y cementerios

quizás les diga

que no es verdad el sol

ni tampoco esa absurda costumbre

de andar girando cerca de ti

a fuerza de morar en la esperanza

a estas alturas semejante

a un cráter a una espada

quizás comprendan

que el riesgo es salir

de aquí caminando

con dos pulmones

dos ojos en marcha

la cabeza perfectamente sujetada

a todo lo demás

pero tú con la misma

oscura cicatriz

que escandalosamente baila

y nos saluda.

 

Héctor Jesús José Ñaupari Belupú

Poeta, ensayista y conferencista internacional (Lima, 1972), ha publicado los libros de poesía ‘En los sótanos del crepúsculo’ y ‘Rosa de los vientos’, y las antologías ‘Poemas sin límites de velocidad’ y ‘La hoguera desencadenada’.

Hector

SALAMMBO

Diosa
si el filo de la espuma está conforme
con el diseño de tus labios,
tu sonrisa repite lo levísimo
del azul que te dio vida perenne
Aníbal Núñez,

Y todavía está en mis pupilas tu rostro abandonándome.

Esa lágrima última, salada como el sudor que nos cubría cada tanto, cada desenfreno callado, cada apalancarte en mis caderas y mover al mundo entero, nuestro mundo, a tu compás deslavado e inmisericorde.

Y todavía sueño.

Sueño con calles estrechas o escaleras que descienden a la nada en la noche, sin llegar nunca a la acera final, como esa tarde en que por tu culpa, tu gran culpa, buscábamos desesperados el cuarto definitivo de ese hotel laberíntico, centro de Lima a media luz, semanas de no vernos y tanta prisa y ropa por dejar abandonada como un lastre o un ejército en el que no se desea combatir más, pero si pelear en nuestros cuerpos hasta dejarnos la piel en la batalla y encontrarnos en el génesis de lo que debimos ser y en tan pocos momentos fuimos.

Y todavía sueño.

Sueño con cada caricia tuya, que está hecha a imagen y semejanza de la primera, Salammbo.

Por eso soy un incendio que sucumbe.

Y todavía sueño.

Me sueño condenado a ser tu sombra, Salammbo: tan próximo a tu cuerpo y sin poder tocarte.

Tan estrechamente mirarte y verte pasar sin poder enhebrarme a ti con cada uno de mis hilos.

Hoy que somos enemigos severos e implacables, nuestro amor yace al lado de tantas cosas abandonadas y yermas, olvidado cariño al que ninguno llama.

Tan sólo imagina la daga de la memoria enterrada en el corazón, y cuya hoja, oxidada ya, hecha una con el cuerpo, se saca arrasándolo todo para volverse a clavar en la misma llaga.

Maldita sea esta nostalgia tuya que me acuchilla el corazón, Salammbo.

Danzas febril en los recuerdos invadidos de escombros de lo que fue lo nuestro.

Y todavía te sueño arrebatada en los peldaños de mármol de la casona donde nos tuvimos. Yo me fui del mundo, de mi destino, me fui de ti, fui tu fantasma, y todo para qué. Aún estás allí, llamándome desde tu boca que me abandona y se aleja.

Y todavía está en mis pupilas tu rostro abandonándome.

 

Mario Pera

Poeta y ensayista (Lima, 1981). Diseñador gráfico y abogado por la Universidad de Lima (Perú). Director de la revista literaria virtual Vallejo & Co. Colabora como periodista cultural en la revista Prestigia. Obtuvo el Premio Ilustre Municipalidad de Cuenca 2013 en el Festival de La Lira (Ecuador). Ha publicado en poesía ‘Preparaciones anatómicas’, ‘Ruido Blanco’ , ‘The Most Natural Thing’, ‘New American Poetry’ (junto a David Keplinger,) e ‘Y habrá fuego cayendo a nuestro alrededor’; así como en ensayo ‘Fare l’America or learn to live in it? Italian immigration in Peru’ y ‘Comunicaciones marcianas’. 

Mario Pera

Mirmillón: requiescat in pace

Solo soy

uno de los barrotes de tu prisión,

que observa cómo

con el correr del tiempo,

se desgasta tu rostro y

se descascara

tu mirada.

 

He sido testigo,

de cómo el follaje vasto que eran tus expresiones

se ha arrugado

y ha envejecido

como un anciano

mientras floreció el otoño.

 

Largos años cautivo

te han deformado el rostro.

Tu triste cosecha

ha madurado y

ha nacido,

entre aplausos y vítores,

seca y sin nombre.

 

Bruno Polack Cavassa

Bruno (Lima, 1978) es uno de los cofundadores del Festival Internacional de Poesía de Lima, además, dirige la revista web Vallejo & Co. Ha publicado los poemarios ‘Alegorías hiperbólicas‘, ‘Las ruedas del beso de Reinaldo Arenas‘, ‘El pequeño y mugroso pólack’‘Poemas médicos’ y ‘Fe’. Este limeño también ha publicado otras obras como ‘El último virrey del Perú‘.

image

III

La angustia es un pájaro que bate sus alas en el corazón humano/
y su correlato en el mundo es el viento que sacude, trémulas, las altas
ventanas de esta cocina.
Luego cierro la puerta, eso es, veo la luz de la refrigeradora brillar
en los vidrios de tus lentes.
¿Qué figura, qué imagen,
qué antiguo reflejo, ha fenecido hoy en mi alma?
Irredento rostro iluminado. Irredenta
ropa al sol que flamea heroica desde el borde de las cañerías.
Cierras la refrigeradora, pones platos sobre la mesa, miras el reloj.
Porque cada segundo es una migaja de luz/
que solo nos será permitido remontar/ en el momento
………………………………………..posterior a nuestra muerte/
oh muerte que brillas como una moneda de oro en el bolsillo de todos
los momentos felices
oh gardenias, oh mantel de la mesa,
oh tiempo que avanzas como esta
fila de hormigas cruzando los cuadrados rojos, los cuadrados blancos,
los cuadrados rojos
/y así nos recibía el futuro como un arco voltaico/
flameantes camisas blancas, flameante sol del obrero.
En todos los pisos siempre es alguien el encargado de la fe
y de la poesía/
la poesía es ahora la piel del tambor y es la canción que el agua canta
sobre el círculo azul de fuego
“…yo vengo de un pueblo lejano -te digo- y en un pueblo lejano…”
luego extiendo el mapa de la ciudad sobre la mesa
  ……………………………………………………./detrás de la puerta
el perro de Federico sube y
baja las escaleras ladrando extrañas canciones de amor/
extiendo el mapa y oímos crujir la punta del bastón
…………………………………………………….sobre las tablas de madera.
Nuestro corazón palpita porque de seguro el peso de la muerte ha
……………………….sido mayor al peso de un racimo de versos/
el cuerpo de la humanidad se ha rendido a la sombra oscura del olivo
¡Buenas tardes, Federico! – gritas con las manos levantadas y su sombra
reverbera junto al trueno sobre el árbol de la resistencia.
Sirves el vino, llamas a la mesa,
mientras continúo/ con la mano izquierda en el bolsillo/
jugando a adivinar el altorrelieve/
de la moneda/ que arde/ en el anular/ entre las falanges/ y lleva tu nombre/
hermano mío.

Susana Saco Artmann

Susana (Lima, 1967) se ha desempeñado en la Consejería Logoterapéutica, en Live Coaching y en Abordaje Sistémico en Terapias Complementarias.  Algunas de sus obras ilustran las portadas de publicaciones literarias como la primera plaqueta publicada por la Escuela de Edición de Lima. Ha publicado sus poemas en diversas revistas como ‘Liberoamérica.com’  y ‘Letras.s5′, ‘Lamula.pe’ y ‘El Buen Libreo.com’. Sus poemas han sido incluidos en la antología ‘El mar del Ángel Solo‘. Actualmente, esta peruana está preparando un libro de poemas llamado “Músculo de Cristal”.

Susana Saco

¿Nace el alma?

Desde el mástil de la barcaza la línea del horizonte se ve curva

la frontera oceánica parece acabar

realmente me alberga una esfera celeste

siempre estoy al centro

como ahora que nazco

con los pies adelante, las vísceras contraídas

y las pupilas aun dilatadas.  Piel y vellos. Todo lo demás dentro.

La respiración, el pulso, el corazón arrítmico, y el primer llanto.

Nacer, a saber, sobre manos desconocidas

enseguida anudan alrededor de mi muñeca una cinta con números y letras.

Nacer el cuerpo

¿y mi alma?

¿su voz?

¿y su piel?

¿y su canto y sus estrías?

Luego anclaron la barcaza junto al muelle, olor a sal, a pez, a playa, a isla

duele un poco la brisa, solo un poco menos que la arena que raspa

ahora en el silencio también suenan otras voces

sin lengua

de saliva amarga – ¿será bilis? –

 

Una vez le arranqué una pluma a la gaviota muerta

mi alma frunció el ceño. Se alejó. Y tras ella el amor cabizbajo

¿cómo se es ajeno?

pero ella siempre regresa

cuando me chupo el dedo y acaricio mi pelo

cuando rio jugando con mi cachorro, nació mucho después que yo naciera

esta conmigo ahora que escribo después de muchos años lejos de esa isla

la conozco desde antes de nacer mis pasos y caer en el precipicio del borde marino

el amor es una ocasión lo tomas o lo dejas

el cuerpo está en la cabeza

el alma habita en los latidos

juntas

decidimos andar el camino donde somos persona.

 

Mario Vallejo Ortiz

Periodista y poeta (Lima, 1969). Mario es director de la revista ‘Dosis Cultura Alternativa‘. Además de pertenecer a una familia llena de artistas: sobrino del periodista Christian Vallejo y del pintor mundialmente famoso, Boris Vallejo.

Mario Vallejo

Contemplando el Camino

Mañana. Mañana te veré. Será otro día. Un día para vivir y contemplar

El camino. Plenitud y esperanza y libertad. Mañana te daré un beso

Sin dar la espalda. Ni decir palabras que tengas que mirar de mala gana.

Mañana no existirá misterios para nosotros. Sólo existir. Existir.

Mañana tendrás una sonrisa que respete la vida.

Tus largos brazos se enredan en mi cuerpo. Sabrás lo importante que es vivir. Vivir con todos. Tu cabello laceado o amarrado siempre tendrá a vivir.

A vivir agarrado de mis sudosas manos. Manos que tocaron tu estrechez perfecta y te sirvieron de escudo a tus tristezas.

No. No sólo sé joder. Sé también apostar a la vida. Contemplar el camino. Reír. Chupar. Fumar. Ser feliz. También amar. Amar algo extraño.

Pero amar y besar y abrazar. Pero amar y vivir. Vivir, sobre todo.

Mañana contemplamos el camino y nos besamos y abrazamos y amamos.

Mañana ya no estoy más…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>