Industrias culturales iberoamericanas: situación y nuevos retos

El estado de las industrias culturales iberoamericanas es un tema a la orden del día. Si bien no caben las dudas sobre el valor que atesora esta cultura, parece que algo falla en cuanto a su puesta en valor, así como a su capacidad para generar riqueza.

En este artículo, analizamos el porqué de la situación cultural actual, datos sobre la economía cultural y medidas que se han puesto en marcha hasta el momento para mejorar el contexto de las industrias culturales.

Industrias culturales iberoamericanas_Carnaval

Situación actual de las industrias culturales iberoamericanas

La actualidad de la industria cultural en Iberoamérica se remonta a los años 90. En esta década, se pusieron en marcha medidas neoliberales que impulsaron la creación de empresas, entre las cuales destacaron las culturales.

Aunque la industria cultural experimentó así un crecimiento, no lo hizo de manera regular. ¿El resultado de este neoliberalismo? Un auge de las grandes multinacionales culturales en detrimento de organizaciones y pymes que fomenten la cultura propia iberoamericana.

Bajo un prisma económico, nadie duda de la rentabilidad de estas empresas transnacionales; de hecho, ocupan un lugar central en la economía de Iberoamérica. Sin embargo, a nivel cultural, sus mensajes son masivos y desterritorializados.

En este sentido, actualmente la industria cultural persigue el papel regulador del Estado. La cultura necesita al gobierno de su lado para fomentar la producción propia en vez de la producción transnacional.

En resumen, la nueva lucha gira alrededor de una integración de estas empresas y organizaciones de cultura local en las políticas públicas, para darles así el valor de industria que merecen.

En números

Según un reciente estudio elaborado por la UNESCO y CISAC, las empresas culturales representan un 3% del PIB mundial. De este porcentaje, tan solo un 6% pertenece a las industrias iberoamericanas, con la televisión como sector cultural estrella. Un dato bajo dadas las dimensiones de Iberoamérica. Al comparar con Europa, esta acapara un 25% de ese PIB cultural mundial con una extensión geográfica menor.

Bajando de nivel geográfico, si analizamos el valor de la cultura en el PIB de Iberoamérica, esta representa un 7% de su economía. Este dato señala la cultura como “oportunidad de desarrollo”, pero sigue sin ser tan alto como debiera.

Industrias culturales iberoamericanas_Desfile nativoamericanos

Aunque los datos globales no son todo lo buenos que podrían, en determinados países la cifra es más esperanzadora. Tal es el caso de Argentina, cuyo PIB cultural es de 3,8%, por encima de la empresa automovilística del país.

Similar es la situación de Colombia, con un PIB cultural del 3,21%. En este país, el porcentaje generación de empleo cultural es el 5,8%, por encima de otros países europeos como Reino Unido u Holanda.

Sin embargo, el dato más positivo de los países iberoamericanos se lo lleva México. Ese país goza de un 4,8% de PIB cultural nacional.

Programas e iniciativas 

Los programas de fomento de industrias culturales iberoamericanas giran en torno a dos objetivos de integración: por un lado, integrar la producción cultural propia en la economía y esfera pública de los gobiernos; y por otro, poner en valor la cultura como método de integración entre los diferentes pueblos de Iberoamérica.

Industrias culturales iberoamericanas_Habana

Algunas de las iniciativas más relevantes que trabajan en esta línea son las siguientes:

  • Acuerdo de cooperación UNESCO y ALADI: Desde 2014, estas dos instituciones trabajan juntas para desarrollar una cooperación educativa, cultural y científica a partir de la lucha contra la desigualdad socioeconómica y el fomento de la integración social. Su margen de actuación es la identificación e implementación de acciones culturales a nivel político, así como elaboración de documentos e informes sobre la situación cultural.
  • Banco Interamericano de Desarrollo (BID): El BID es una organización internacional encargada de financiar proyectos de desarrollo económico, social e institucional en Latinoamérica. Una de sus líneas de actuación es el desarrollo cultural y creativo, con iniciativas como la creación de un Centro Cultural del BID, concursos para artistas, organización de exposiciones, movimientos creativos, etc.
  • Convenio Andrés Bello (CAB): El CAB es una organización internacional cuyo objetivo es  generar cursos de acción en cultura, educación, ciencia y tecnología, con la finalidad de configurar un espacio cultural común entre sus países miembros: Bolivia, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, España, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Venezuela.
  • MERCOSUR Cultural: Esta iniciativa surge dentro de la organización MERCOSUR. Con una estructura institucional, MERCOSUR Cultural nace como espacio para fomentar reuniones, debates y encuentros entre los Ministros de Cultura de los diferentes países que forman parte de esta organización. Además, ha creado una plataforma de líneas de ayudas para artistas en Latinoamérica.
  • Organización de los Estados Americanos (OEA): La OEA es un organismo que reúne a los 35 Estados Independientes de las Américas. En el plano cultural, esta organización ha puesto en marcha varias iniciativas que buscan unir las culturas de sus estados miembro, así como  preservar la integridad de cada una.

Por tanto, y como conclusión final a este artículo, los esfuerzos de las instituciones públicas y privadas para mejorar la situación de las industrias culturales iberoamericanas deben ir alineados hacia un único eje de actuación: fomentar la producción cultural propia y local de los países de Iberoamérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>