LA CANDIDATURA DE ORIHUELA A CIUDAD CREATIVA UNESCO RECIBE EL RESPALDO DE LA COMISIÓN NACIONAL.

  • Un Plan Estratégico de Transformación Urbana Sostenible pretende dinamizar la ciudad a través de la Literatura

Cerrada la convocatoria bianual que UNESCO lanza a todas las ciudades del mundo para unirse a su Red de Ciudades Creativas, la candidatura de Orihuela en la modalidad de Literatura ha superado el primer corte de la Comisión Española de UNESCO y se convierte en una de las cuatro ciudades de nuestro país que compite internacionalmente por este codiciado galardón.

Orihuela apuesta por su potencial multicultural y riqueza idiomática -con más de 122 nacionalidades en el municipio-, la dinamización de su rico patrimonio natural y cultural, sus importantes archivos y tradición de imprenta, su activa comunidad de escritores y creadores y la figura internacional del poeta oriolano Miguel Hernándezque, por su espíritu de lucha y compromiso, fue calificado por Dámaso Alonso como «un genial epígono de la generación del 27″ (junto a Federico García Lorca, Alberti o el Nobel Vicente Alexander, entre otros).

La candidatura de Orihuela contempla un Plan Estratégico de Transformación Urbana a través de la Literatura (2020-2024), con un Plan de Acciónque se articula en seis programasque se desarrollan a su vez en doce proyectos, todo ello dirigido a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) Agenda 2030 y de la Red Ciudades Creativas UNESCO.

Orihuela contribuirá así a mejorar la convivencia e integración social, el acceso a la cultura, de manera específica a la lectura y creación literaria;  se favorecerá la participación ciudadana; se atenderá a la sostenibilidad del patrimonio cultural y natural, y se generarán alianzas entre gobiernos, sector privado y sociedad civil. El Proyecto Literario de Orihuela, es pues, un “Proyecto Ciudad” orientado al crecimiento de las industrias creativas como motor de su actividad económica y el empleo y, de manera especial, a la industria cultural de la Literatura.

  • Impacto esperado

 La designación de nuestra ciudad supondría un «sello» de calidad para Orihuela, que ganaría en prestigio, reputación y notoriedad. Una oportunidad única de compartir con la Red de Ciudades Creativas ideas, talento, recursos y buenas prácticas.

El impacto esperado resulta muy positivo para los escritores oriolanos y el fortalecimiento del sector editorial; la cohesión social y generación de empleo; la mejora en la conservación del patrimonio; el fortalecimiento de la identidad y gestión de su diversidad; el rescate de la memoria y legado; la internacionalización de su cultura; la vitalidad, emoción y belleza en los espacios públicos; y un aumento de actividades formativas literarias y en industrias creativas, así como un incremento de la producción cultural digital.

En definitiva, Orihuela aspira a convertirse en epicentro literario y de la economía creativa del Levante español, y servir de puente cultural entre el Mediterráneo e Iberoamérica; ser referente de una sociedad inclusiva y solidaria, a partir de programas literarios comprometidos.

  • Apoyos

Hasta el momento, han remitido escritos de apoyo a la candidatura de Orihuela quince entidades: Instituto Cervantes, Federación de Gremios de Editores de España, FESABID (Federación Española de Sociedades de Archivística, Biblioteconomía, Documentación y Museística);ACE (Asociación Colegial de Escritores de España);CEGAL (Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros);Fundación SGAE (Sociedad General de Autores y Editores);Gremio de Libreros Independientes de las Comarcas Alicantinas; Fundación Cultura de Paz;Federación de Centros y Clubes UNESCO de España; Centro UNESCO Valencia Mediterráneo; Asociación España Creativa Innovación en Red;Red de Ciudades y Territorios Creativos de España; Red UNESCO Rutas de la Seda;Círculo Intercultural Hispano Árabe (CIHAR) y Diputación de Alicante.

_______________________________________________________________

ANEXO NOTA DE PRENSA.-

DESARROLLO DEL PLAN DE ACCIÓNPRESENTADO (6 PROGRAMAS):

PROGRAMA 1.- LITERATURA Y CREACIÓN.- “Universo de Poesía y Luz”. Con este programa se pone el énfasis en el desarrollo de la creatividad literaria individual y colectiva, en reposicionar a los creadores oriolanos, su cultura y orgullo de pertenencia. Para ello, se diseñan dos proyectos: Festival de Poesía y Luz en el corazón de la ciudad” y la “Academia Oriolana de la Literatura”.

PROGRAMA 2.- LITERATURA Y SOLIDARIDAD.- “Casa del Poeta”. Este programa pone su énfasis en la capacidad de la Literatura para generar inclusión, potenciando la lectura en los grupos más desfavorecidos, facilitando su accesibilidad a colectivos con discapacidad y reposicionando a la mujer creadora. El programa se desarrolla a través de dos proyectos: Mujeres en el Olvido”y Literatura para Todos”.

PROGRAMA 3.- LITERATURA Y DIÁLOGO CREATIVO.-“Construyendo Sueños”.A partir de este programa Orihuela quiere retener el talento de todos aquellos que tengan un sueño y quieran ponerlo en marcha, potenciando el emprendimiento creativo. A su vez, Orihuela se une a la transformación digital de la Cultura y la necesaria formación en Economía Creativa. Para ello, este programa se desarrollará a partir de dos proyectos:“Clúster y Muestra de las Industrias Creativas de Orihuela MICCO”y “Campus Internacional ICCs”.

PROGRAMA 4.- LITERATURA Y COOPERACIÓN I.- “Constelación Wizara Islamiya”.A través de este programa Orihuela quiere mejorar la conservación del Palmeral y recuperar sus técnicas tradicionales, así como potenciar la interconexión cultural entre las riberas del Mediterráneo como imaginario literario. Se plantea desarrollar a través de dos proyectos: “Ruta Literaria de los Palmerales”y “Círculo Estudios Hispano-Árabes ‘Wizara Islamiya’”

PROGRAMA 5.- LITERATURA Y COOPERACIÓN II.-“Puentes Poéticos”.Con este programa Orihuela quiere difundir el legado de Miguel Hernández y sus conexiones con el Mediterráneo e Iberoamérica, estableciendo “Puentes Poéticos”. Se trata de proyectar a escala internacional un ecosistema académico de cooperación y emprendimiento. Se plantea desarrollar a través de dos proyectos: “Biblioteca Virtual del Mediterráneo e Iberoamérica”y “Cumbre Internacional de la Literatura en el diálogo de las Civilizaciones: Iberoamérica y Mediterráneo”.

PROGRAMA 6.- LITERATURA Y MOVILIDAD.- “En Su Pueblo y el Mío”.- Se pretende fomentar con este programa el intercambio de escritores emergentes locales y de la Red Ciudades de la Literatura UNESCO, mediante la creación de una “Residencia Internacional Escritores Emergentes”.  A su vez, se plantean Jornadas de intercambio con los Países del Mediterráneo: Oralidad, Festividades y Gastronomía del Mediterráneo.

______________________________________________________

SUBVENCIÓN PARA LA CÁTEDRA IBEROAMERICANA ROEMMERS DE LA UMH.

Una cátedra para embarcar a Orihuela entre los referentes de la industria cultural y creativa.

Sandra Murcia

_____________________________

ORIHUELA CÁTEDRA DE LA UMH

salesasumh_NoticiaAmpliada

 El edificio de Las Salesas de la UMH en el centro de Orihuela. Foto: AP

16/12/2017 – ORIHUELA. La ciudad oriolana quiere embarcarse en una iniciativa que la aúpe como ciudad referente de la creación artística y la industria cultural. Al menos, para eso trabaja la Cátedra Iberoamericana Roemmers, de la Universidad Miguel Hernández (UMH). Desde la Facultad de Salesas colaboran en ese objetivo recopilando el legado literario y de industria cultural que hay en Orihuela.

Para apoyar este trabajo, el Ayuntamiento de Orihuela aprobó esta semana una subvención nominativa directa, de 15.000 euros, a la cátedra para seguir en el desarrollo de promoción de la creación artística y la industria cultural de la ciudad. Esta institución potencia las industrias del mundo de la cultura tanto en España como en América Latina.

Así, tienen previsto colaborar en la ejecución de proyectos y programas educativos y culturales o cooperar en programas de formación de personal y organizar y ejecutar actividades relacionadas con la promoción social de la educación, la cultura, la investigación y el desarrollo tecnológico.

Orihuela ha intentado, en 2017 y 2018, ser reconocida ciudad creativa literaria por la UNESCO.  España cuenta con 6 ciudades creativas: Sevilla, Bilbao, Granada, Burgos, Denia y Barcelona. Una de las labores de esta cátedra ha sido apoyar esa candidatura.

Pero, más allá de Orihuela, el trabajo también abarca América Latina. El escritor argentino, Alejandro Roemmers, amplió una cátedra, que iba a ser más local, al continente iberoamericano. La cátedra también trabaja en establecer una red para enlazar todas las instituciones iberoamericanas que están activas en la industria cultural.

La clave que buscan desde la cátedra, en Orihuela, es potenciar la industria cultural. El modo: ofreciendo más oportunidades a las personas emprendedoras en la materia concretando proyectos específicamente culturales y creativos. A través de la vía digital quieren encontrar la forma de elaborar proyectos desde la transformación digital.

De hecho, precisamente, la colaboración con países latinoamericanos, como Colombia sirve para inspirar proyectos sociales ligados a la cultura y, sobre todo, poner en contacto a emprendedores, investigadores y proyectos que ya están en marcha.

El centro Las Cigarreras en Alicante, Factoría Cultural  de Madrid , el centro de economía creativa Las Armas  de Zaragoza o Programas Comunidades Creativas y de Estímulos para la Cultura, en Bogotá, son algunas de las inspiraciones y centros que quieren que exista en Orihuela.

La cátedra ya tiene uno de sus primeros productos, un análisis y base de datos de Las industrias culturales y creativas en el área metropolitana de Alicante-Elche. Estudio de sus lógicas espaciales para el desarrollo urbano, realizado por Mónica Copaja Alegre y Carlos Esponda Alva, investigadores peruanos. Este resultado es uno de los primeros análisis de datos georreferenciados sobre industrias culturales y creativas realizados en esta área alicantina, por lo que ofrece una panorámica actual, cuyas aproximaciones y perspectivas pueden ser de gran utilidad para las administraciones y empresas.

Jornada

Recientemente, en noviembre, la cátedra creó la primera  Jornada Iberoamericana de Industrias Culturales y Creativas e Innovación Social en la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de Orihuela. Allí, profesionales e investigadores de este sector en los ámbitos económico, político y social dibujaron la situación actual y los retos a los que se enfrentan estas industrias en Iberoamérica. Asimismo, sirvió para crear un espacio de reflexión en torno al papel de la cultura como fuente de cambio personal e innovación social, los programas de la UNESCO y la red de ciudades creativas y su importancia económica y social, la transformación digital o el emprendimiento y el marketing cultural como herramientas de dinamización de estas industrias.

La transformación digital

Creative Industries Global Conference se convertirá en un espacio donde investigadores y profesionales de las industrias culturales y creativas aborden cuestiones y planteen problemas relativos a este sector en proceso de profesionalización. La transformación digital será el eje del evento. Se analizará qué es, qué efectos e implicaciones tiene. Este es un concepto que escuchamos con relativa frecuencia, sobre todo en los medios de comunicación, pero es necesario hablar sobre lo que realmente significa y qué implicaciones tiene en el sector cultural: qué implica la digitalización y qué alcance tiene. La digitalización es el proceso puesto en marcha por la vertiginosa implantación de las nuevas tecnologías en la sociedad, ha sido una transformación a nivel global que se ha producido en escasos veinte años. La digitalización ha supuesto cambios en muchos aspectos de la vida: en la forma de comunicarnos, en la forma de entender el mundo, así como en la empresa, que implica un cambio en el modelo de trabajo. Aprovechar las ventajas de la digitalización supone aplicar un modelo en el que la empresa ofrece al mercado lo que demanda en cada momento. ¿Cómo se ha ido aplicando este modelo en el sector cultural? Podemos ver una fuerte presencia de organizaciones e instituciones en las redes sociales, la gestión de tickets a través de plataformas de ticketing, entre otros.
Las nuevas tecnologías ayudan a optimizar recursos y a diferenciarse de los competidores. Implica, por tanto, un cambio de mentalidad, entender el mundo digitalizado y aprovechar las posibilidades de la digitalización: es una apuesta constante por la innovación. Aspectos que se tratarán el 24 y 25 de octubre en Orihuela (Alicante), en la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de Orihuela, organizada por la Cátedra Iberoamericana Alejandro Roemmers de Industrias Culturales y Creativas de la Universidad Miguel Hernández.

digitization

Herencia y turismo culturales

Sin-título-4

El patrimonio cultural es la herencia que recibimos de una comunidad y su valor reside en la relación que las personas y la sociedad tienen con tal bien cultural. Por eso se convierte en patrimonio, porque la sociedad le atribuye un valor, lo interpreta y dinamiza. Hay muchos tipos de patrimonio, lo cual dificulta la labor de gestionar su protección y conservación dado que cada tipo tiene sus características y decidir qué es aceptable es más complejo de lo que en principio puede parecer. Bienes culturales, rutas, parques, patrimonio mundial, patrimonio inmaterial (fiestas y folclore) son algunos de estos tipos. Son muy diferentes entre sí, pero su característica común es que son un elemento de identidad y de cohesión social. Es la herencia que recibe una comunidad: son “los rasgos distintivos, espirituales y materiales” a los que hace referencia la Unesco en su definición de cultura. El patrimonio cultural es un derecho humano, pues es identidad cultural, historia y una fuente de educación e información; por esta razón, su conservación, restauración y dinamización debe ser la prioridad de una comunidad. Todos somos responsables de ello. Para su conservación y mantenimiento, muchas veces el turismo cultural hace que salga rentable. Este, al contrario que el turismo tradicional, busca conocer nuevos ambientes, el arte, la gastronomía, las costumbres de un pueblo, para ser testigos de la diversidad cultural e histórica del destino elegido en la innata inquietud humana de conocer el mundo. Este turismo fomenta educación, conocimiento y diversidad; por estas motivaciones, es fuente de riqueza económica y social, y tiene un fuerte impacto en la creación de recursos, en la generación de empleo y en el desarrollo de los territorios.

Esta segunda edición de la Creative Industries Global Conference se hablará sobre el patrimonio y el turismo, relacionando ambos elementos como promotores del crecimiento económico y como elemento de desarrollo sostenible. Organizada por la Cátedra Iberoamericana Alejandro Roemmers de Industrias Culturales y Creativas de la Universidad Miguel Hernández, se celebrará el 24 y 25 de octubre de 2019 en la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de Orihuela (Alicante).

 

Cultura y sostenibilidad

Una de las áreas temáticas que se va a tocar en la segunda edición de la Creative Industries Global Conference es la relación entre el desarrollo sostenible y la cultura. A partir de la intervención de expertos, se plantearán diversas investigaciones, casos o estudios que desarrollan la indiscutible relación entre ambos conceptos. Es muy importante conocer estas investigaciones, son relevantes para la creciente profesionalización de las ICC, pues lleva precisamente a profesionalizarlas y unificarlas, facilita la creación de sinergias entre distintos organismos y acceso a la financiación.

La Unesco determina que la cultura configura nuestra forma de ser, de ver las cosas y nuestra forma de interactuar con el mundo. Promover e invertir en el desarrollo, la modernización o la profesionalización de las ICC es generar empleo y riqueza social y económica porque son potenciadoras de sociedades y economías: el bienestar social no hace sino generar innovación y oportunidades de desarrollo, y esto redunda en sociedades tolerantes y equitativas, en practicar la comprensión hacia los demás y hacia uno mismo; es fomentar la preocupación sobre nuestro entorno, sobre las pautas de consumo sostenibles; es fomentar una sociedad justa e inclusiva, una educación inclusiva… y un largo etc. También atraer inversión e internacionalizar empresas. En fin, las ICC son focos de innovación, motor económico y cambio social.

Estos aspectos sociales de las ICC se tratarán el 24 y 25 de octubre en Orihuela (Alicante), en la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de Orihuela, en el que pretende ser un foro transnacional de investigadores de las Industrias Creativas y la Economía.Facultad Ciencias Sociales y Jurídicas

El comportamiento del consumidor en las ICC

cabecera 2

Uno de los intereses de Creative Industries Global Conference será el conocer, de la mano de expertos, la evolución y el estado de ciertas áreas en las industrias culturales y creativas. El congreso pretende ser un espacio de intercambio de investigaciones, de conocimientos, de estudios, relacionados con la industria cultural y la economía naranja, un foro donde exponer el estado, la evolución, los intereses, etc. de diversas áreas temáticas; por ejemplo, conocer las últimas investigaciones del comportamiento del consumidor será relevante para conocer su forma de pensar y actuar, qué le mueve o qué necesidades tiene.

Anteriormente mencionábamos que la publicidad es un reflejo de las necesidades, demandas e intereses económicos de la sociedad, y, en relación a esto, el consumo cultural está igualmente determinado, entre otros, por la pertenencia del individuo a una sociedad. Nos identificamos con un determinado grupo y nuestros hábitos se ven así influenciados. Lo interesante es saber cómo, en qué medida y qué significado tiene: qué revela que un concierto de reggaetón acumule muchos más espectadores/consumidores que uno de música clásica, y, cabe preguntarse también, por qué esta última tiene las etiquetas de antigua o aburrida. ¿Cómo llegan a formarse estas apreciaciones? Asimismo, ¿qué somos en realidad consumidores o espectadores?

La profesionalización en el ámbito de las ICC lleva a sus actores a responder estas y otras cuestiones abiertas. La sociedad, las nuevas tecnologías, la percepción social del consumo o la publicidad son factores que determinan el estado y el devenir del consumo cultural. Consumo que diverge de una sociedad a otra: de dónde provienen estas diferencias y cómo se producen. El consumo, como la publicidad, se convierte en un elemento que revela los valores que rigen esa sociedad en particular. Así vemos que ambos, publicidad y consumo, beben el uno del otro.

El 24 y 25 de octubre de 2019 son los días señalados para debatir este y otros temas, temas que iremos desvelando en los próximos días en este portal y redes sociales.

Para saber más, accede a la web oficial del congreso a través del siguiente link: https://creativeindustriesglobalconference.es/

Publicidad y cultura (CIGC-19)

Captura de pantalla 2019-06-04 a las 11.48.11

Las industrias culturales y creativas (ICC) nacen en un contexto de globalización, de transformación de los modelos productivos y en un entorno de innovación tecnológica y social. Es un concepto nuevo y a él se van sumando más sectores que en principio pueden no parecer dentro de la categoría de cultural: la publicidad, por ejemplo. Porque cuando decimos cultura, inmediatamente pensamos en música, cine, literatura o arte. ¿Es la publicidad una industria cultural? ¿Es acaso cultura? Que tenga el objeto de promover el consumo es la razón por la que los estudios sobre ICC descuidan este sector que, en realidad, dice mucho de la sociedad en la que se produce. Y la cultura es, según la Unesco, “el conjunto de los rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o un grupo social”. Sobre el estado actual de este sector se profundizará en la segunda edición de la “Creative Industries Global Conference”, en la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de Orihuela, organizada por la Cátedra Iberoamericana Alejandro Roemmers de Industrias Culturales y Creativas de la Universidad Miguel Hernández. La publicidad es un reflejo de las necesidades, de las demandas y de los intereses económicos de la sociedad. Es un canal por el que se muestran los valores y creencias de la sociedad. Muestra el estado en el que se encuentra. Así el 24 y 25 de octubre de 2019 se contemplará el estado en el que se encuentra actualmente la publicidad, sus vertientes o sus capacidades y posibilidades. Es la oportunidad de debatir sobre conceptos recientes como el branding, la comunicación y la comunicación digital o el marketing.

 

 

«Expertos internacionales analizarán en Orihuela la transformación digital de las industrias culturales y creativas»

Captura de pantalla 2019-06-04 a las 12.16.35

Captura de pantalla 2019-06-04 a las 12.19.13

Organizado por la Cátedra Iberoamericana ‘Alejandro Roemmers’ de Industrias Culturales y Creativas (UMH), los días 24 y 25 de octubre se celebrará en la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de Orihuela la Creative Industries Global Conference 2019 que pretende convertirse en un foro transnacional de investigadores de las Industrias Creativas y la Economía Naranja, temas de enorme interés considerados como focos de innovación, motor económico y cambio social.

El eje central del evento será la transformación digital de las industrias culturales y creativas. A partir de la intervención de expertos, se plantearán diversas experiencias, investigaciones, casos o estudios sobre el tema. El grupo de ponentes está compuesto por académicos de Iberoamérica y la Unión Europea, de tal forma que logren articularse las diversas perspectivas del tema. Se pretende contribuir a la difusión del conocimiento y al acercamiento de propuestas investigativas entre distintos países, con la finalidad de que las jornadas se conviertan en una plataforma para generar proyectos de investigación conjunta, a partir de los ejes temáticos del encuentro.

Durante las dos jornadas se abordarán las siguientes áreas temáticas de las industrias creativas: la transformación digital en las industrias culturales y creativas; el comportamiento del consumidor en las industrias culturales y creativas; estrategias de dirección y gestión; el audiovisual y software (cine, video, radio, televisión, videojuegos, sitos web), publicidad (branding, comunicación, comunicación digital, marketing…); el diseño (editorial, gráfico, interactivo, industrial, moda, fashion marketing,…); la música (producción, grabación, ejecución en vivo, etc.); herencia y turismo culturales; otras industrias culturales y creativas: literatura, moda, arquitectura, calzado, juguetes y gastronomía; aspectos sociales de las industrias culturales y creativas: sostenibilidad y desarrollo.

Se dispondrá de cuatro espacios académicos distribuidos así: ponencias centrales (inauguración y clausura); mesas redondas temáticas (con comunicación de ponencias propuestas); presentación de libros y revistas; y mesas de trabajo de intención de proyectos. Las mesas temáticas serán: herencia cultural; audiovisual, publicidad; música, gráfica y narraciones; moda, calzado y emprendimiento; publicidad; audiovisual; miscelánea; otros.

La fecha límite para envío de comunicaciones e inscripciones es el 22 de julio. Para más información: httpsw://creativeindustriesglobalconference.es/

Patrocinan Ayuntamiento de Orihuela y Generalitat Valencia. Colaboran Universidad Miguel Hernández, Universidad de Alicante y Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de Orihuela (UMH).

CREATIVE INDUSTRIES GLOBAL CONFERENCE 2019 (CIGC-19)

Captura de pantalla 2019-06-04 a las 11.48.11

 

El 24 y 25 de octubre de 2019 se celebra la Segunda edición de la “Creative Industries Global Conference”, en la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de Orihuela. Organizado por la Cátedra Iberoamericana Alejandro Roemmers de Industrias Culturales y Creativas de la Universidad Miguel Hernández.

Esta Edición tiene como eje central la transformación digital de las industrias culturales y creativas y tiene como objetivo, presentar a partir de la intervención de expertos y expertas, diversas experiencias, investigaciones, casos o estudios sobre el tema.

Además, este segundo Congreso sobre Industrias Culturales y Creativas pretende ser una plataforma a través de la cual se fomente la creación de proyectos de investigación conjunta, ya que está compuesta tanto por académicos y académicas de Iberoamérica como de la Unión Europea, de modo que se convierta en una magnífica oportunidad para difundir y compartir el conocimiento y las propuestas investigativas entres distintos países.

Las áreas temáticas sobre las que versará este congreso, dentro del ámbito de las Industrias Culturales y Creativas, son: la transformación digital, el comportamiento del consumidor, estrategias de dirección y gestión, el audiovisual y el software, el diseño, la música, herencia y turismo culturales, otras industrias culturales y creativas como la literatura, moda, arquitectura, calzado, juguetes y gastronomía y aspectos jurídicos y sociales de estas industrias.

Para más información acceder a la web oficial del congreso a través del siguiente link: https://creativeindustriesglobalconference.es/

Call for papers en Español:

Unknown

Call for papers en Inglés:

Unknown

 

Captura de pantalla 2019-06-04 a las 12.02.55Unknown-1      Captura de pantalla 2019-06-04 a las 11.59.04

El mito de la identidad territorial a través de la fiesta y otras manifestaciones culturales

“Si continúan llegando inmigrantes a nuestra tierra desaparecerán nuestras señas de identidad y peligrará nuestra cultura…”, (Jordi Pujol, expresidente de la Generalitat de Cataluña).
La cultura se define como “ese todo complejo que incluye costumbres y tradiciones, hábitos, lengua, creencias, sistema político, económico, fiestas, gastronomía, etc.”, o sea, el modo de vida de un pueblo. La cultura es el fundamento que configura la identidad de un territorio. Sin embargo los elementos culturales que construyen la identidad de cualquier colectivo, ni han existido siempre ni, en general, son exclusivos de ese ámbito y pueden desaparecer con el tiempo. Son a veces imitaciones de otros espacios socioculturales. Veámoslo en nuestra propia tierra, Callosa de Segura, pudiendo a continuación hacer una proyección de lo local a lo global.

Santuario de San Roque Callosa de Segura
Santuario de San Roque Callosa de Segura/ Ayuntamiento de Callosa

San Roque, seña de identidad por excelencia de Callosa de Segura, no llega hasta bien entrado el S. XV. La fiesta en su honor no es exclusiva de aquí; su imagen se venera en numerosas ciudades de España, Francia, Portugal, Italia, etc. Los Moros y Cristianos se celebran en Callosa desde los años setenta, según costumbre de otras ciudades de la provincia con más tradición, y ya no son exclusivos de Alicante ni de la Comunidad Valenciana, habiendo sobrepasado sus límites geográficos. “El farolico Venancio”, “Las demostraciones del cáñamo”, etc. forman parte de la fiesta desde hace unos años. “El chupinazo”, una exitosa aportación de la filá de Los Desterraos a la fiesta, es una copia importada de Los Sanfermines que ha sido acogida con entusiasmo. Otras manifestaciones festeras que tuvieron lugar en el pasado han desaparecido: a finales del S.XVIII (Monografías callosinas, núm. 5, pág. 116) habla de un desfile a la turca del gremio de los alpargateros que dejó de celebrarse, como también desapareció en la primera mitad del S.XX un “Bando de la Huerta” de Callosa, o “La Bolina”, jornada gastronómica de convivencia celebrada por noviembre en La Pilarica entre patronos, obreros y familiares. Por citar algunos casos festeros. En cuanto al sistema económico, a Callosa se la identificaba como la ciudad del cáñamo, “la mapa” del cáñamo en la Vega Baja, actividad que vertebraba aquella sociedad. Ese mundo desapareció. Después surgió una industria de redes y cordelería que, por su relevancia en el contexto nacional, también identifica a Callosa. La agricultura intensiva bajo plásticos, seña de identidad de Almería, que arrancó en los sesenta, se trasladó una década después a Mazarrón y Aguilas, quedando implantada posteriormente en Pilar de la Horadada y el campo de Cartagena en los años ochenta. Podríamos continuar con muchos otros ejemplos. En el caso de las lenguas, si deconstruyéramos la evolución semántica de muchas de ellas nos encontraríamos con una familia de idiomas o dialectos con un origen común y sin necesidad de llegar al indoeuropeo. En gastronomía, como el caso del “arroz y costra”, numerosos pueblos se disputan hoy frente a otros la paternidad de distintos platos emblemáticos.

Arroz con costra ilicitano/ Wikipedia
Arroz y costra / Wikipedia

Por todo lo anterior, legitimar la realidad de una identidad territorial teniendo como fundamento la existencia de una cultura propia, exclusiva, integrada por una serie de elementos culturales cambiantes y en continua reelaboración, nos parece más un atrevimiento que un argumento, un pretexto emocional más que una conclusión racional.

La afirmación de una identidad territorial implica un doble concepto de “exclusividad”, algo propio, único, un privilegio,  y de exclusión o excluyente en cuanto discriminación o rechazo. Es el “nosotros”, “lo nuestro”, “los de aquí”, frente a “los otros”, “los de fuera”, o sea, nosotros frente al mundo entero de los otros.  Esta discriminación por categorías en las relaciones humanas siempre ha existido: romanos-bárbaros, cristianos-gentiles, civilizados-salvajes (incluso los “buenos salvajes” de Rousseau), musulmanes-infieles, arios-semitas, etc. El dilatado arraigo de aquellos que constituyen el grupo identitario les conferiría una legitimidad en origen frente a “los de fuera”, o mestizajes sobrevenidos, jerarquizando así la sociedad en distintos niveles o grados de una supuesta “pureza étnica”.

Las identidades territoriales se construyen con una concepción individualista y supremacista desde los discursos del Poder. Porque el Poder no solo suscita adhesiones clientelares inquebrantables sino que, con Foucault, genera conocimiento, especie de trincheras ideológicas, a base de frases e ideas mil veces repetidas desde las estructuras de influencia.  Más aún, a través de potentes medios de propaganda de masas llegan a constituirse desde el Poder auténticos “sistemas de verdad”, un discurso políticamente correcto que aparenta una especie de legitimidad social. El sistema educativo, p.ej., que el Poder siempre quiere controlar, ha sido una forja de espíritus impregnados del discurso identitario a través de la exaltación y enardecimiento de las señas de identidad propias y el desprestigio de sus adversarios, vistiendo de emociones un sentimiento de pertenencia construido previa y conscientemente, escondiendo siempre objetivos interesados: acaparar cargos y poder, controlar presupuestos, monopolizar el discurso dominante, etc. Todas las guerras se fraguaron con este lenguaje dicotómico y frentista.

En esta línea, las imágenes que desde el Poder se proyectan sobre el propio grupo y sus instituciones contribuyen a una permanente e insistente construcción de la propia identidad, algo considerado “sagrado e inviolable”, aunque no sea compartido por todo el grupo. ¿Qué cosas comparte un señor de La Campaneta con uno de Bocairent, por ejemplo? O ¿uno de la gerundense Besalú con otro de las tierras bajas del Ebro? O ¿uno de Lequeitio con otro de la Rioja Alavesa? Pocas. No obstante a todos ellos se les atribuye la misma identidad oficial y la obligación de defenderla. La geografía política no coincide a veces con la geografía cultural que le da soporte porque la cultura derrite  a menudo  las fronteras geopolíticas, desbordándolas, avecinando pueblos con tradiciones compartidas aunque se hallen encuadrados en identidades territoriales diferentes.

Atribuir una identidad homogénea a cada territorio es un mito construido desde el Poder. “La Comunidad Valenciana, en lugar de reforzar una identidad periférica, consolida una identidad múltiple en la que se combinan elementos colectivos valencianos y españoles” (Castelló y Coller). No existen territorios con identidades homogéneas sino híbridas, eclécticas. Ni somos las personas clasificables por identidades homogéneas. Existen tantas identidades como individuos. Más aún, “cada persona tenemos nuestra propia identidad fracturada” (Albert Camús), al identificarnos con elementos culturales de todos los sitios por donde hemos pasado en la vida, con unos más que con otros pero que, al final, nuestra identidad personal es el resumen de toda nuestra experiencia de vida. Por ello, con Baumann (2001:61), convendría hablar más bien de identificaciones que de identidades: con qué cosas nos identificamos, sean del sitio que sean, mejor que definir la compleja identidad de cada persona y menos por decreto.

Museo del Cáñamo de Callosa de Segura/ Punto Radio Vega Baja
Museo del Cáñamo de Callosa de Segura/ Punto Radio Vega Baja

Si las culturas son constructoras de identidades, a su vez éstas son reivindicadas como acreditaciones para los nacionalismos y argumentos para los nacionalistas. Esto sería más peligroso porque, si bien la ecuación anterior cultura-identidad no pasa de ser una reivindicación cultural que, como concepto, podría quedar anclado y fusionado en el más amplio de “nacionalidad”, y con más razón si este lo contempla la constitución como distinto al de “nación”, establecer sin embargo una relación necesaria y vinculante entre identidad y nacionalismo es más peligroso porque en este caso la reivindicación no es cultural sino política, de poder, de soberanía que hoy, cinco siglos después, sigue conservando el mismo significado atribuido por su creador J. Bodin (1576), como “el poder absoluto y perpetuo de una República”. Para ello no se escatima en inventar una memoria selectiva, revolver y manipular la historia para desplegar toda una montaña de falsedades y reunir cualquier símbolo andrajoso del pasado hasta organizar todo un espectáculo de la confusión.

Autoinvestirse de poder legítimo una parte del Estado y pretender disputarle a éste el “poder absoluto y perpetuo” que legítimamente ejerce, poder inventado contra poder legítimo, nos llevaría indefectiblemente, nos ha llevado ya en multitud de ocasiones, a un escenario bélico. Basta con echar un vistazo a la historia para comprobar las innumerables páginas sangrientas escritas por esta clase de conflictos.

Las identidades, que son sistemas colectivos de significación de los seres humanos, no son “islas”, bloques compactos, herméticos e impenetrables, como sagradas Arcas de la Alianza que se transmiten de generación en generación, sino realidades que se desarrollan en contextos culturales complejos, no realidades estáticas e inmutables (lo que significaría una cosificación de la cultura), sino procesos sociales en permanente construcción. Las “sagradas señas de identidad”, por tanto, no constituyen la definición ontológica de un pueblo sino la expresión de su modo de vida en un momento histórico concreto.

San Roque, Patrón de Callosa de Segura/ Wikipedia
San Roque, Patrón de Callosa de Segura/ Wikipedia

Para terminar, debemos reiterar con el autor que La identidad como certeza está bastante cuestionada (Foucault, 1978:181-190). Ningún colectivo humano puede considerarse “único”, o superior porque todos son consecuencia de una evolución humana aleatoria e interrelacionada. Las “sagradas señas de identidad” no son, con frecuencia, exclusivas de un lugar sino copiadas, importadas de otros ámbitos y compartidas con otros grupos en un mundo cada día más globalizado, de comportamientos homogeneizados y, si se nos permite la expresión, cada vez más gregarios en el que tendemos todos a hacer lo mismo, compartiendo gustos parecidos en múltiples campos: moda, música, viajes turísticos, idiomas, cosmopolitismo, gastronomía, internacionalización de empresas, de marcas, consumismo… Existe la clara tendencia a universalizar una misma forma de vida. Las generaciones jóvenes actuales en especial se identifican más con la “cultura global” y, sin renunciar a sus raíces, dejan atrás la visión aldeana del pasado. No soportan el estrecho entorno en donde sus ancestros construyeron su identidad. Prefieren derribar barreras, explorar toda la complejidad del universo y poder conocer los diversos mundos que habitan en otros idiomas y en torno a otros altares. En ese empeño habrán evolucionado desde una identidad de aldea y campanario a una identificación con asuntos de su interés que puedan existir en cualesquiera de las 50.000 culturas existentes hoy en el mundo.

José Antonio Marín Caselles/ Antropólogo. Doctor por la UMH.